miércoles, julio 23, 2008



Una rebelión para Alberto


Les voy a contar la historia de un tal Alberto, quien era un escritor que constantemente ubicaba idénticos personajes con diferentes nombres en sus obras.
Una mañana el novelista se levanto muy temprano y luego de desayunar fue a su escritorio para al leer el texto que estaba redactando.
Encontró que las partes donde los personajes estaban involucrados en descripciones
o diálogos habían desaparecido. Miro en su biblioteca los libros escritos y también
había pasado lo mismo. Con el correr de los días las editoriales se quejaban y el público en general devolvía los libros. El no entendía que sucedía ya que recordaba haberlas escrito. Intento escribir nuevamente el dialogo de los personajes y estos se borraban ante su vista. Pensó que se debería al cansancio y decidió salir.
Cuando volvió a su casa y abrió la puerta escucho voces en su escritorio, un poco extrañado trato de llamar a la mucama pero, esta no aparecía.
No sabiendo que hacer se acerco despacio a espiar por el ojo de la cerradura, en ese momento la puerta se abrió, unos hombres lo levantaron y lo sentaron en el sillón de su escritorio y cerraron la puerta. A esta altura Alberto pensó lo peor pero, no era lo que el creía, lo supo luego, cuando uno de los hombres lo incrimino diciendo:
- Bueno aquí estamos todos -
- Todos - dijo Alberto.
- Si todos, bueno, casi todos ya algunos no pudieron venir porque que está encerrados entre palabras de cuentos sin terminar.-
- No entiendo- dijo perplejo.
- De verdad, ¿no nos reconoces? Vamos…si somos los mismos que vivimos en tu mente e imaginación durante años, pero nos cansamos de trabajar constantemente de lo mismo, auque sea un éxito. Exigimos respeto, somos actores imaginarios y no títeres de un escritor –
-¡Un momento!- dijo Alberto poniéndose de pie.
Una mujer joven le sonrió diciendo:
- Siéntate, por favor, y hablemos razonablemente, ya que de eso se trata de razonar.-dijo la mujer sentándose sobre su escritorio y cruzando las piernas.
Alberto se sentó cuando reconoció a aquella mujer, como no lo haría si el la había creado, había nacido de su propia imaginación.
- Bien Amigo Alberto-, dijo un hombre algo mayor que estaba sentado en un rincón de la habitación.
- Hablemos claro solo queremos nuestra propia identidad y exigimos no ser vapuleados –
- Eso mismo - dijo Una madre con tres hijos sentada sobre el sillón de terciopelo azul.-
La mujer que estaba sentada sobre el escritorio extrajo un sobre de su cartera y lo coloco sobre el escritorio.
- Ábrelo, por favor y encontraras mi razón para esta queja que es la de todos -
Alberto creía estar volviéndose loco pero abrió en sobre y volco elcontenido sobre el escritorio.
- ¡Son solo documentos de identidad!-, dijo sin darle demasiada importancia.
- ¡Ja!¡Solo documentos de identidad!, dijo sarcásticamente uno que estaba cerca la puerta.
- Si - dijo Alberto -
- Claro - dijo una mujer e trajecito gris, - son solo documentos pero acaso te tomaste el trabajo de saber de quien son, míralos y lo sabrás -
Entonces Alberto los miro y se dio cuenta que era la misma foto en distintos documentos, con diferentes nombres.
- Bueno, ya los vi y ahora -
- Ahora, dijo la de trajecito (que era abogada, según el cartelito que colgaba de su bolsillo)prepárate, porque esto tiene un nombre y es adulteración,de 30 nombres diferentes para una sola persona, te puede contar varios años de cárcel, eso sin contar la gran cantidad de ropa que nos hiciste comprar y usar para las representaciones.-
- ¡Bueno basta de pavadas!, dijo Alberto enfurecido,- Uds. no tienen ni voz ni voto, yo los cree y por lo tanto puedo hacer lo que quiera con Uds.-
- ¡No señor! -, grito una señora algo mayor golpeando con su bastón el piso.
- Por supuesto que no - , dijo la abogada
– Has involucrado mucha gente en tus historias, nunca recibimos un peso y encima pretendes que vivamos en la ilegalidad. No señor. Admito que me recibe gracias
a tus palabras pero, eso no te da derecho a cambiarnos el nombre constantemente y el lugar de residencia y como si todo eso fuera poco debemos viajar en el tiempo cuando al señor se le ocurra. Tampoco tenemos vacaciones pagas y hace años que trabajamos sin descanso y eso, también es un delito.-
- Esta bien, que pretenden – grito Alberto enfurecido.
-¡Que pretendemos!- dijo una adolescente en rebeldía, que nos liberes ya mismo papito, y nos vuelvas a utilizar.-
- Por supuesto- dijo la abogada extendiendo un papel en blanco, quiero que conste aquí el nombre e todos nosotros y el motivo por el cual nos dejas libre.
- ¿Y cual seria el motivo?- dijo Alberto.
- Tu carrera, tu prestigio sin contar los juicios que te harían por falta de cumplimento de contrato al no entregar las obras a tiempo-
- Esta bien, lo escribiré- dijo Tomando su lapicera. Luego redacto lo pedido y se lo entrego.
- Muy bien, muchas gracias - dijo la abogada caminando hacia la puerta
y mirando a los demás dio la orden de:
- vamos -.Todos partieron y se escucho el rechinar de la puerta de calle.
Alberto quedo atónito pensando que se estaba volviendo loco, así que al día siguiente fue a un psicólogo y le contó lo sucedido, este río y dijo:
- No se que recomendarle señor, no he dado la ultima materia y no hepodido recibirme-
- ¡Y cómo atiende entonces!-
- Eso debería saberlo UD -
-¡yo! –
- Claro, Ud me creo y nunca pude recibirme porque cuando lo estaba por hacer, me abandono con el cuento en un cajón de su escritorio –
- ¡No! - grito Alberto y salio corriendo del lugar a la calle, al doblar la esquina un grupo de gente lo reconoció lo rodio y le pidió un autógrafo. Alberto siguió corriendo, enloquecido. ¡Pobre! Bueno pero, ahora esta aquí a mi lado como siempre, auque ya no me habla ni sus dedos tocan mi cuerpo, solo camina y mira todos los rincones de la casa,auque sospecho que algún día leerá mi libro al fin y al cabo debería hacerlo ya que me debe todo, porque gracias mi disfrutó de la fama.
Ahora yo podré seguir escribiendo hasta que se corte la electricidad o la luz de emergencia que otra cosa puedo hacer si fin y al cabo soy solo una máquina, ¿Qué otra cosa puede ser una computadora?