lunes, marzo 26, 2007



Australaia:

Australaia de pies delgados y melena larga corta su figura en el
horizonte caminando hacia la luna redonda y brillante. Su andar es
suave y armonioso, moviendo sus manos a los costados, sigue caminando
hacia la luna enorme que le brinda toda su luz pero deja a oscuras su
espalda y su larga sombra. Australaia hipnotizada por la luna tiene la
calma en su mirada, sus ojos lánguidos, sus labios secos. Sus pisadas
dejan huellas livianas en la llanura inmensa, pero a pesar de toda su
extensión el camino de Australaia tiene final. Al final llega a las
puertas de la luna, que corre como si fuera una cortina. Australaia
cierra tras de sí la cortina y su sombra desaparece.

Diego

1 comentario:

Diego Rubens dijo...

Gracias Norma por incluir mi relato, espero continuarlo porque quiero que sea un cuento largo. Muy agradable la imagen que colocaste. Un beso